fbpx

La Anatomía de una Erección

Anatomia de una ereccion

Es posible que no piense en el proceso por el que un pene se pone erecto… hasta que tenga problemas para tener una erección o alcanzar el orgasmo.

La mayoría de las veces, y para la mayoría de los hombres, las erecciones se producen de forma natural y con poco o ningún esfuerzo. Sin embargo, hay una serie de factores físicos y emocionales que intervienen en el proceso de conseguir y mantener un pene erecto durante el tiempo suficiente para lograr la satisfacción de usted y su pareja durante las relaciones sexuales. Cuando uno o más de estos procesos no funcionan, el resultado puede ser la disfunción eréctil (DE).

Anatomía del pene erecto

El pene tiene tres estructuras principales: los cuerpos cavernosos, el cuerpo esponjoso y la túnica albugínea. Los cuerpos cavernosos, que están llenos de tejido esponjoso, se extienden a lo largo de todo el pene. La túnica albugínea es la membrana que cubre y protege los cuerpos cavernosos. El cuerpo esponjoso, situado en el centro del pene, alberga la uretra, el orificio situado en el extremo del pene por el que el hombre orina y eyacula. También hay una red de tejidos, músculos, arterias y venas que recorren el pene y que le permiten llenarse de sangre y endurecerse para lograr una erección.

El hombre consigue la erección del pene a partir de la estimulación, como tocar o frotar el pene, o ver o pensar en algo sexualmente estimulante y excitante. Cuando se produce la estimulación, el cerebro toma el control y trabaja con las terminaciones nerviosas del pene. El cerebro y los nervios envían mensajes al pene para que se relaje, lo que provoca un aumento del flujo sanguíneo en las venas y arterias del pene.

La sangre llena el pene, lo que provoca una presión que es contenida y soportada por la túnica albugínea. La sangre que entra en el pene queda esencialmente bloqueada por los tejidos y membranas de soporte, lo que permite mantener la presión, creando y manteniendo una erección. Los testículos también liberan la hormona testosterona, que desempeña un papel en la determinación del momento en que se produce la erección y su firmeza.

La erección desaparece cuando los músculos del pene se tensan e impiden que la sangre fluya hacia el pene. Esto suele ocurrir después del orgasmo o cuando deja de haber estimulación.

Por qué se produce la disfunción eréctil

La disfunción eréctil puede producirse por muchas razones diferentes, como la sensibilidad de los nervios, la mala circulación y otros problemas con el flujo sanguíneo, un ritmo cardíaco lento y una baja producción de testosterona.

Si tiene un problema neurológico que afecta a los mensajes entre el cerebro y los nervios del pene, puede producirse una disfunción eréctil. Si tiene la presión arterial alta o está tomando medicamentos para tratar la presión arterial alta, el flujo sanguíneo y la circulación pueden verse afectados, dificultando la consecución de una erección porque no llega suficiente sangre para llenar el pene. La diabetes puede causar problemas circulatorios que inhiben el flujo sanguíneo y dañan los nervios que reciben los mensajes del cerebro que indican al pene que se relaje y se llene de sangre.

Los problemas psicológicos como la depresión, el miedo y la ansiedad sobre el sexo y el rendimiento sexual también pueden afectar al proceso de estimulación sexual y a los mensajes enviados al cerebro.

Para lograr una erección, la mente y el cuerpo tienen que trabajar juntos. Cuando se produce un fallo en la comunicación -ya sea físico o emocional-, trabajar con su médico para encontrar exactamente dónde se produce el problema es clave para tratar la disfunción eréctil y, lo que es igual de importante, su causa subyacente.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.